home Reparación y mantenimiento Cómo lubricar la cadena de tu bici

Cómo lubricar la cadena de tu bici

Una de las piezas fundamentales de una bicicleta es la cadena. De su buen estado depende una buena parte de tu rendimiento, de tu comodidad y del desgaste prematuro de platos y coronas. Así que, si quieres evitar un esfuerzo innecesario en cada pedalada, acabar con sus molestos crujidos y alargar la vida útil de tu transmisión, nada como una limpieza y un buen lubricado practicados de forma periódica.

¿Cada cuánto tiempo debo  lubricar la cadena?

Para esa pregunta no hay una respuesta general válida. Depende, muchísimo, de las condiciones de uso.  Para una bicicleta urbana que uses a diario para ir a trabajar (menos de 20km diarios), una buena limpieza y lubricación cada dos semanas te pueden bastar. Si lo tuyo es ir por el campo, tras cada dos rutas largas (>100km, en total) deberías echarle un vistazo.

Si usas la bici en condiciones de lluvia, barro, polvo y demás porquerías, necesitarás prestar atención a la cadena de tu bici más a menudo. En cualquier caso, todo eso es orientativo, pues los hay que no se acuerdan de su cadena hasta los 500km y no tienen ningún problema con ella.

¿Qué necesito para lubricar la cadena?

Aquí, voy a dar una recomendación muy personal. Antes, usaba aceite lubricante para cadenas, con teflón o sin él (mejor con teflón). Desde hace un tiempo, uso lubricante seco y, tras probarlo, no volveré al aceite bajo ningún concepto. Las ventajas del lubricante seco, basado en ceras, son contundentes: sus propiedades lubricantes son similares a las del aceite pero, además, prácticamente no acumula suciedad, no mancha, no salpica y no necesitas usar desengrasante para limpiar la cadena. Con la bici echa un asco, miras a la cadena y te sorprendes de que sea lo único limpio. Se acabó acumular porquería negra entre los piñones y las roldanas.

Vale, ya lo tengo todo. ¿Cómo lo hago?

Si, como yo, te decides a usar lubricante seco (el más famoso es Squirt), la primera vez tendrás que asegurarte de limpiar la cadena y el resto de transmisión bien a fondo con un desengrasante (puedes usar algo genérico, como el KH7, o algo menos agresivo que compres en tu tienda de bicis) y un cepillo (el kit de cepillos de Decathlon es ya un clásico entre los ciclistas).

Quita lo gordo con agua, aplica el desengrasante y deja que actúe (no te pases), quita lo que el desengrasante haya despegado y aclara bien con agua. Sécalo todo con un trapo que no deje hilos o pelusas.

Con todo el conjunto bien seco, aplica el lubricante de ceras en la cadena. Sigue las instrucciones que vendrán en el envase, aunque suele consistir en aplicar una gota en la parte interior de cada eslabón. No te asustes si te parece que es mucho o que sobra: el lubricante seco se meterá entre las piezas de la cadena y el exceso desaparecerá. Si es la primera vez, lo más probable es que el fabricante te recomiende una segunda lubricación pasados unos minutos tras la primera.

A partir de entonces, la limpieza a fondo de la cadena y del resto de la transmisión sólo necesitará agua y jabón. Verás que te resulta mucho más rápida y sencilla, pues habrá mucha menos suciedad acumulada. Entre limpiezas a fondo, con reponer el lubricante seco y dejarlo secar unos minutos te bastará.

Ya que estás…

En cada lubricación de la cadena puedes aprovechar y lubricar otras partes que lo agradecen, como los pedales. Y, sobre todo, recuerda mantener siempre tu bici limpia y seca, pues es la base de un buen mantenimiento.

Por cierto…

¿Sabes que hay bicicletas que no tienen cadena? Las hay que usan una correas, normalmente dentadas y de materiales como el kevlar, y otras usan un sistema de cardán (como el que usan las motos BMW). Normalmente, se trata de bicicletas urbanas, muchas de ellas plegables, en las que se intenta evitar las típicas manchas en la pernera derecha del pantalón, así como reducir el mantenimiento periódico. Una buena opción para los ciclistas urbanos.

8 thoughts on “Cómo lubricar la cadena de tu bici

  1. Hay que ser muy disciplinado para limpiar la cadena de la bici y más aún para hacerlo con la frecuencia que propones.

    Pero una cosa es cierta, cuando lo haces, te alegras de haberlo hecho. La bici rueda mucho mejor, los ruidos desaparecen, el esfuerzo es menor, la vida de la transmisión se alarga…

    Espero que en otro post comentes el mejor sitio para limpar / lavar la bici: la gasolinera? la calle? el garaje / trasero / terraza? la bañera (sí, esto lo he visto yo)?

    1. En las gasolineras o usando las máquinas tipo Karcher hay que tener mucho cuidado con la fuerza del agua. Si se puede regular, al mínimo. Si no, desde una distancia más que prudencial. Si te pasas, no sólo puedes estropear la pintura y abrir la puerta a la corrosión, sino que puedes conseguir meter agua en los rodamientos de bujes y roldanas, incluso en los de tipo “sellado”. Presión, la justa. Diría que lo ideal es una manguera y un cubo.

      Lo de la bañera me ha dejado de piedra.

  2. Yo, desde siempre, he lavado las transmisiones con gasolina ( no me gusta el residuo que deja el gasóleo ) una brocha y lubricante de grasa en spray ligera. Quedan geniales, y soy muy meticuloso, pero me fastidia que en la primera salida vuelvan a estar de pena. Me gustaría saber si el lubricante en seco tiene la misma efectividad y rendimiento que la grasa en spray o los buenos aceites. Gracias.

  3. A la vuelta de cada salida, limpio con el cepillo adecuado la tierra o arenilla que se haya podido pegar. Cuando noto que la cadena está perdiendo grasa al tacto, que no mancha los dedos vamos, desmonto la cadena por el eslabón rápido (power link) y la sumerjo en un recipiente lleno de gasóleo; remuevo un poco y al cabo de unas horas cuelgo la cadena por un extremo y la “ordeño” secándola con trapo viejo. Cuando está seca al tacto, la vuelvo a montar con la facilidad del eslabón rápido i engraso los eslabones, sólo una gota en cada uno de Finish Line, por ejemplo. Unas cuantas vueltas de pedales y seco el sobrante con el susodicho trapo. No empleo más de media en total de trabajo. Una cadena me suele durar entre 4.000-5.000 km. Para determinar el cambio utilizo la galga que se vende por unos 8€

  4. Hombre, el agua en la transmision no viene bien ademas que no entra el trapo en todos los lugares para secar, me fije en el sitio web de WD-40 y especifica que no hay problemas para usarlo en la transmision de la bicicleta, eso si aunque dice que lubrica mejor dejar secarlo y aplicar la cera para la cadena y darle la vuelta al casete y platos para que coja lubricacion. es mas barato el WD-40 menos engorroso pq no hay que limpiar la espuma y fiable pq un desengrasante de bici normal vale 8 euros incluso 12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Portabicicletas de techo, por jmussuto, en Flickr (3522154327) con licencia CC by
¿Qué tipo de portabicis prefieres? El portabicis de techo.

Da igual el tipo de ciclismo que practiques: en algún momento te surgirá la necesidad o el deseo de transportar...

Cerrar