home Ciclismo urbano Plano del Anillo Verde Ciclista de Madrid

Plano del Anillo Verde Ciclista de Madrid

Cada vez son más las vías ciclistas que recorren Madrid. Entre todas ellas, sigue destacando el Anillo Verde Ciclista, una vía de circunvalación con algo más de 64 kilómetros de longitud que rodea Madrid entre la M30 y la M40.

El Anillo Verde Ciclista ha sido uno de los principales dinamizadores de la bicicleta en la ciudad. Si quieres planificar tus paseos por el Anillo Verde y por los demás carriles bici de Madrid, deberías echar un vistazo a este plano. Puedes descargártelo en formato JPG:

En el Anillo Verde hay áreas de descanso, marcadas en el plano con unos círculos de color naranja. En teoría, todas cuentan con bancos, aparca-bicis y fuentes de agua pero, en la práctica, no confíes en exceso en encontrar agua en ellas: los ladrones y los vándalos se encargan de robar la grifería de las fuentes y pueden pasar semanas hasta que reparen la fuente. Para rutas largas por el Anillo Verde Ciclista, no está de más llevar tu propia agua y algo de comida, aunque en muchos tramos el Anillo pasa por zonas con comercios y bares.

 

2 thoughts on “Plano del Anillo Verde Ciclista de Madrid

  1. El anillo verde no tiene como propósito hacer carreras ni subir súper-cuestas pero como entrenamiento o paseo de 3-4 horas está muy bien.

    Si estás en forma como para acabarlo sin echar los higadillos por el camino podrás ir conociendo distinas zonas de Madrid de una manera bastante entretenida, viendo continuamente a tu alrededor ciclistas aficcionados de distintos niveles.

    Este domingo sin ir más lejos, mientras esperaba con 5º a mi compañero de ruta durante casi 40 minutos… pude contar cientos de ciclistas en el punto donde estaba.

    1. Estabas tardando ya en criticarme por mi “ligero” retraso de ayer. Ten en cuenta que fue en pro de la causa del ciclismo urbano madrileño: probé una nueva ruta y verifiqué que no se tarda menos que por el Anillo Verde Ciclista, sino muchísimo más. Es el método científico aplicado a la bicicleta. Tú eres el conejillo que sufrió el experimento 😉

      Una vez más, y ahora en público: lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *