home Opinión Críticas a la bicicrítica

Críticas a la bicicrítica

Jason Harris ha publicado en el blog de 3ike el artículo “La bicicrítica y la promoción efectiva del uso de la bicicleta” en el que se hace eco de algo que ya muchos se atreven a decir: que la Bici Crítica de Madrid no se desarrolla de una forma acorde con los objetivos que pretende conseguir.

Reclamar el hueco en la ciudad que le corresponde a la bici es, casi por definición, incompatible con muchas actitudes relatadas, tras cada bicicrítica, por algún participante desencantado o, lo que es peor, por algún conductor atrapado, si no increpado, por la masa. Cuando el propio Jason, hace un par de años, me habló por primera vez de la bicicrítica, me lo imaginé como un movimiento que pretendía demostrar que ir en bici por la ciudad no sólo es deseable sino que, además, es posible; en la práctica, sin embargo, resulta curioso que se pretenda llegar a la convivencia desde el enfrentamiento y, usando palabras llanas, desde el encabronamiento del conductor. Es paradójico propugnar la movilidad bloqueando con bicis una vía principal de una ciudad. ¿No sería más provechoso circular con fluidez para demostrar que la bici es más rápida, económica, sana y divertida que el coche?

Tampoco ayudan a mejorar mi impresión sobre esa iniciativa ni el lenguaje bélico (“columnas”) ni el apoyo a otras reivindicaciones que nada tienen que ver ni con la bicicleta ni con la movilidad (como, por ejemplo, contra la privatización del Canal de Isabel II). Justo lo que nos faltaba a los ciclistas urbanos: que además se nos etiquete políticamente.

Huelga decir que soy consciente de que los incidentes lamentables los protagonizan una indeseable minoría y que lo que subyace detrás de la iniciativa es un objetivo muy deseable. Lo que lamento es que ese objetivo se vea más empañado cada día.

En resumen, que prácticamente tacho a la bicicrítica de Madrid de mi lista de movimientos en los que depositar alguna esperanza de resultados reales. Qué pena.

4 thoughts on “Críticas a la bicicrítica

  1. Es una pena que una iniciativa que promueve el uso de la bici y el respeto al ciclista se politice y se convierta en un grupo de ciclistas que no respetan a peatones ni conductores. Se nos encasilla y se vuelve en nuestra contra. Estoy de acuerdo contigo Manuel.

    1. El uso de la bici se promueve, es es el objetivo. El respeto se emplea, aunque haya personajes que no lo hagan. Cada uno que se politice individualmente como desee, colectivamente nos politizamos a favor de la bici.
      y seamos un poquito más amigables y veamos también los aspectos positivos. No mencionais ninguno¡ 🙂

  2. Entiendo aunque no comparto, porque yo también soy conductor y ciclista, e incluso peatón.

    Entiendo que la libertad hay que ejercerla en vez de pedirla, de la misma manera que el respeto hay que ganárselo en vez de exigirlo: si cada día usamos el coche cuando podríamos usar el transporte público, si cada día viajamos solos en nuestros inmensos coches cuando podríamos compartirlos, si cada día sobrepasamos un cruce aún sabiendo que no podremos atravesarlo, si cada día nos saltamos un semáforo, o un paso de cebra, o un ceda el paso… Si cada día aparcamos en doble fila junto al colegio de nuestros hijos o en la puerta de un restaurante o junto a un kiosco de prensa, si cada día circulamos a excesiva velocidad, hablando por el móvil o incluso bebidos, si cada día ponemos nuestro granito de arena para alimentar esa enorme boina que cubre nuestra ciudad, es lógico que un día al mes alguien reaccione y nos haga sentir el mismo desprecio, insulto, menoscabo, discriminación, impotencia y rabia que generan los abusos de cada día.

    Todos los conductores no somos así, de la misma manera que no todos los que acudimos a la bicicrítica merecemos que se nos tache de irrespetuosos. Además, no es una reivindicación que la bicicleta sea considerada un medio de transporte, sino que lo exige la ley: tenemos que ir por la calzada, como un vehículo mas.

    ¿Quién es el que no respeta? Indudablemente el más fuerte, aunque paradójicamente sea el que tiene la obligación moral y legal de respetar al más débil. Una vez al mes el grupo es más fuerte pero olvidamos que, todos los días, el fuerte es el conductor.

    Lamento que para dar espacio a unos haya que quitárselo a otros pero es el precio de vivir en sociedad.

    Entiendo la necesidad de hacer la bicicrítica, y entiendo que haya energúmenos tanto entre los conductores como entre los ciclistas… aunque no lo comparto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Bicicleta blanca, homenaje a una ciclista atropellada. Foto por Daquella manera, en Flickr (2852614889), con licencia CC by
No es país para ciclistas… ni para coches

La semana pasada, una ciclista, usuaria del sistema bicing de Barcelona, murió atropellada por un camión que la arrolló al...

Cerrar