home Opinión No es país para ciclistas… ni para coches

No es país para ciclistas… ni para coches

La semana pasada, una ciclista, usuaria del sistema bicing de Barcelona, murió atropellada por un camión que la arrolló al girar a la derecha en un cruce. La noticia tuvo un impacto mayor que el habitual (en 2011, murieron 32 ciclistas en España, de los que pocos llegaron a los periódicos -y hasta hace bien poco era mucho peor-) y provocó una concentración de repulsa que reunió a varios cientos de ciclistas. La necesidad de un mayor respeto a los ciclistas por parte de los conductores está de nuevo en boca de todos.

Y ahí es donde yo disiento.  No estoy de acuerdo con que nuestras calles y carreteras necesiten más respeto hacia los ciclistas: lo que necesitan nuestras calles es más respeto. Respeto, sin más calificativos. Es cierto que los ciclistas somos más frágiles que los coches pero… ¿acaso no lo son también, por ejemplo, los peatones? Cuando decimos que hace falta más respeto hacia los ciclistas, ¿acaso queremos decir que, entre conductores, impera la educación, la paciencia y el respeto a las normas? No es así, ¿verdad?

Todo colectivo defiende sus propios intereses, como es lógico y razonable, y es normal que entre ciclistas se pida más respeto hacia las bicis. Sin embargo, teñir la realidad con matices de enfrentamiento entre coches y bicicletas no es sólo faltar a la verdad, sino que también impide ver las verdaderas causas del problema. Porque, aunque existen en todo esto factores propios de la relación coche-bicicleta (por ejemplo: muchos conductores desconocen la legislación específica o no son capaces de calcular la velocidad de una bici), lo cierto es que las causas por las que los ciclistas mueren arrollados por otros vehículos no son distintas de las que ocasionan las muertes de conductores, pasajeros y peatones.

Pedimos mayor respeto para la bici en ciudades y carreteras en las que aún no impera el respeto por los límites de velocidad, los pasos de cebra, los semáforos en ámbar, la distancia de seguridad, la señalización de las maniobras o la correcta utilización de los carriles. Quizá deberíamos comenzar por decir alto y claro que conducimos fatal, que usar un coche en nuestras ciudades en pleno siglo XXI sigue siendo una experiencia groseramente ingrata, que la mayoría de los conductores desconoce gran parte del Reglamento General de Circulación y que la cortesía y la paciencia simplemente no existen en nuestras calles.

No intentemos construir la casa por el tejado ni queramos ver problemas específicos donde lo que hay es un problema generalizado, que lo hace mucho más grave como problema y exige una solución bien distinta. A un conductor que nunca ha usado los intermitentes para indicar sus giros, aun a riesgo de que se lo lleve por delante un autobús, no vas a convencerlo de que empiece a hacerlo para proteger a los ciclistas. Abordemos el problema de forma global, resolvamos sus causas de base (por ejemplo, el constante desprecio por las normas de tráfico) y hagamos que impere una cultura de conducción respetuosa y calmada. Entonces, incluso los ciclistas saldremos beneficiados.

4 thoughts on “No es país para ciclistas… ni para coches

  1. Querido amigo, no puedo estar más de acuerdo con tu reflexión. En muchas ocasiones lo he pensado, no se trata de la bici sino de respeto general. Pero, ya que nos ponemos, permíteme que siga extrapolando. Tú has pasado de la bicicleta al tráfico en general. Yo pienso que el tráfico no es más que un reflejo de nuestra sociedad: caótica, egoísta, irrespetuosa, grosera e irresponsable. Aunque sinceramente, creo que es más factible pensar que antes nos civilizaremos en cuestiones menores como el tráfico y el respeto a ciclistas y demás viandantes que en todo lo que tenemos pendiente, que es muchísimo.

    Un abrazo.

    1. Pues, sí, es cierto Jason: el “clima de conducción” es un reflejo (o un producto, no sé) del clima general de nuestra sociedad. Como no existe un Reglamento General de Comportamiento con tus Amigos y Familia, empecemos por exigir que se cumpla el de Circulación.

  2. ¡¡Cierto!! Muchos ciclistas también conducimos coches y también nos saltamos pasos de cebra y conducimos por encima del límite. Luego nos subimos a la bici y nos creemos que son LOS DEMÁS los que conducen mal. ¡¡Autocrítica ya!!

  3. Lo que pasa es que se adentran por carreteras secundarias y autovias luego decis pq mueren, ellos se lo buscan. El carril bici es la carretera de los ciclistas y se hace excepción cuando se circula por tramos cortos entre los pueblos que son muy pocos km.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Chica preocupada, con su bicicleta, por Ollie Crafoord, en Flickr (3793555092), con licencia CC by
La bici no está reñida con la moda

Cuando montas en bicicleta de montaña o de carretera, tu atuendo suele ser cualquier cosa menos elegante: lycra ajustada, colores...

Cerrar