home Equipo y accesorios En bici por la noche, haz que te vean

En bici por la noche, haz que te vean

De noche, todos los gatos son pardos. Ese refrán popular rebosa realidad y sabiduría. Los riesgos de montar en bici se ven multiplicados por la noche, cuando los demás conductores tendrán más dificultades para vernos y nosotros mismos sufriremos para distinguir baches, bolardos y peatones. La mejor forma de evitar todo esto es un buen equipo de luces y reflectantes.

Lo primero, la Ley

El Reglamento General de Vehículos (art. 22.4) establece que, para circular de noche, en condiciones de baja visibilidad o incluso en túneles, las bicicletas deben disponer de luz de posición delantera y trasera, catadióptrico (o sea, reflectante) trasero y podrán disponer de catadióptricos en los radios de las ruedas y en los pedales. Todos esos elementos deben estar homologados.

Así que, independientemente de tus gustos u opiniones, este es el equipo mínimo que has de llevar en tu bici cuando circules en esas condiciones. Recuerda que no cumplir con la Ley no sólo te expone a una sanción, sino a desagradables complicaciones en caso de sufrir un accidente (p. ej. – tu seguro podría negarse a hacer frente a los daños). Por otra parte, no tiene sentido circular de noche sin esos elementos mínimos: es por tu seguridad.

Ver y que te vean

Ahora que sabemos los mínimos a los que nos obliga la Ley en cuanto a luces y reflectantes, llega el momento de decidir qué elementos concretos usaremos.  La primera decisión, muy importante, es si lo que buscamos es que se nos vea o si, además, queremos iluminar el camino ante nosotros.

Si circulas siempre por zonas urbanas bien iluminadas, tu prioridad puede ser que se te vea, para lo que unas luces compuestas por unos pocos LEDs, preferiblemente intermitentes y de bajo consumo, pueden ser suficiente. Puedes encontrar juegos de luz roja trasera y blanca delantera incluso por sólo 10 euros. Para unas luces así, no tienes que gastarte el sueldo de un mes, pero tampoco escatimes en exceso: siempre por debajo de 25 euros, encontrarás juegos de luces de mayor potencia, con mayor ángulo de iluminación, con distintos modos de intermitencia o luz fija, etc. Una buena opción en relación calidad-precio son las luces Bontrager “Glo & Ember”.

Si atraviesas a menudo zonas mal iluminadas, con el firme en mal estado o si simplemente prefieres llevar una luz realmente potente, tendrás que pensar en algo más serio para tu luz delantera. Normalmente, esto significa que tu luz tendrá un tamaño mayor, por lo que también tendrás que evaluar otros factores, como el sistema de anclaje, para que se mantenga firme en su sitio a pesar de las vibraciones. Si quieres iluminar tu camino, no deberías pensar en luces de menos  de 100 candelas, aunque esta información no está siempre disponible en el empaquetado. Eso sí, salvo que vayas a circular por el campo o que quieras parecer un camión, realmente no necesitas esas barbaridades de más de 4.000 candelas (y cientos de euros de precio) que se ven de vez en cuando por las calles.

En el mercado hay literalmente miles de opciones pero, en cualquier caso, ve preparando no menos de 20-30 euros para una luz decente. A modo de ejemplo, luces como la Cateye HL-EL 135 son muy habituales y deberían ser el mínimo que busques a la hora de iluminar tu camino. Una opción también muy extendida es comprar una buena linterna metálica y un soporte de velcro o de rosca en sitios como DealExtreme, el paraíso de las compras chinas económicas. Con esa fórmula, puedes tener una luz potente por debajo de los 20 euros.

En todo caso, al comprar las luces para tu bici presta atención a que los dispositivos sean suficientemente estancos, para que no dejen de funcionar al mojarse y, preferiblemente, que lleven pilas de botón, baterías recargables o admitan el uso de pilas recargables, para que ahorres en pilas y no generes tantos residuos contaminantes.

Soluciones creativas de iluminación

Hasta ahora, hemos hablado de los tipos de luces para bici más clásicos (y, como hemos visto, obligatorios). Sin embargo, a la hora de buscar la mayor seguridad cuando ciclamos de noche por la ciudad, contamos con un buen arsenal de dispositivos menos ortodoxos para que se nos vea bien.

Un buen ejemplo son los sistemas de iluminación de los radios, como las luces MonkeyLectric, con los que te aseguras no pasar inadvertido a los vehículos que se te acercan por los laterales (y un efecto espectacular, además). También existen otras opciones, como los “carriles bici virtuales”, cuyo propósito es proyectar en el asfalto una “zona de seguridad” que los demás conductores tienden a evitar de forma instintiva.

No todo en la bici son luces…

En un próximo artículo, hablaremos de los reflectantes, un elemento de seguridad esencial y al que no siempre se le presta la debida atención.

3 thoughts on “En bici por la noche, haz que te vean

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Señora en bici, por Sigfrid Lundberg, en Flickr (7070229985), con licencia CC by-sa
Para ti, ¿qué es el ciclismo urbano?

Libertad, independencia, medio ambiente, contacto con la comunidad, tranquilidad... todos son conceptos que se suelen mencionar cuando se habla de...

Cerrar